www.drakon.com.ar
Revista mensual de juegos,
desafíos y enigmas

Acertijo
Dos vasos. El primero está lleno de agua. El segundo está igualmente lleno, pero con vino tinto. Tomamos una cucharada de agua del primer vaso y la volcamos en el segundo. Revolvemos bien hasta que el vino y el agua quedan totalmente mezclados. Después tomamos una cucharada de esta mezcla y la devolvemos al primer vaso, el que tenía agua. Luego de estos trasvases, ¿qué hay más: vino en el vaso de agua o agua en el vaso de vino?

Respuesta
El primer impulso es decir: ¡hay más agua en el vaso de vino, obvio! El vaso de vino recibe una cucharada completa de agua pura, y a cambio el vaso de agua recibe vino aguado. La segunda cucharada no puede compensar lo que llevó la primera.

Pero es una respuesta equivocada. Para resolver un acertijo puede ser útil pensar una situación similar pero más sencilla de ver y entender. Pensemos en dos recipientes: el primero tiene cien bolillas blancas y el segundo tiene cien bolillas rojas. Cerramos los ojos, metemos la mano en el primero, agarramos diez bolillas blancas y las llevamos al segundo. Con los ojos todavía cerrados agarramos diez bolillas del segundo recipiente; algunas serán rojas, otras serán blancas, no lo sabemos. Ponemos ese puñado en el primer recipiente. ¿Qué hay más: bolillas rojas en el recipiente de bolillas blancas o bolillas blancas en el recipiente de bolillas rojas?

La situación es idéntica en lo esencial pero más simple. Llevamos diez bolillas y traemos diez bolillas; por lo tanto, al final ambos recipientes quedarán con cien, igual que al principio. En el primero habrá muchas bolillas blancas; las que falten para llegar a cien serán rojas. ¿Dónde están esas bolillas blancas que faltan? En el segundo recipiente, claro.

Con el agua y el vino pasa algo similar. Una cucharada va y otra viene; en consecuencia, los dos vasos quedan con igual cantidad de líquido que al principio. Toda el agua que falta en el primer vaso está en el segundo; todo el vino que falta en el segundo vaso está en el primero. Por lo tanto, hay igual cantidad de vino en el vaso de agua que de agua en el vaso de vino. ¡Salud!


Más juegos, enigmas, ilusiones y desafíos mentales:
www.drakon.com.ar

Revista mensual de juegos, desafíos y enigmas