www.drakon.com.ar
Revista mensual de juegos,
desafíos y enigmas

Respuesta

Ganó el Sensei.

La clave del juego que propone el Sensei está en que solo pueden levantarse cantidades impares de zafiros. El único que puede agotar las treinta piedras (que es un número par) es aquel que juegue segundo.

La verdadera enseñanza estaba en la pregunta: "¿Quieres empezar?". Si el alumno le hubiera cedido la primera jugada al Sensei, habría ganado.

Si no lo crees, enseña el juego a tus amigos. Usa piedritas o fósforos. Ddéjalos siempre jugar primero. ¡Serás un campeón!


Más juegos, enigmas, ilusiones y desafíos mentales:
www.drakon.com.ar

Revista mensual de juegos, desafíos y enigmas